El blog de Javier Rubio

Deportistas: un campo de estrellas

Recordemos juntos esta explosión de los últimos años

Deportistas: los héroes de hoy.

Nos ha tocado vivir en una época de muchos cambios. La consecuencia natural es que nuestras generaciones tienen características culturales bastante raras respecto a otras décadas y otros siglos. Comidilla para miles de artículos de opinión en todos los niveles. A mí siempre me ha sorprendido el tema del deporte, de los deportistas.

Desde que nacieron los grandes deportes: fútbol, baloncesto, fútbol americano, los distintos formatos de carreras, etc., y desde que se recuperaron las olimpiadas internacionales siempre ha habido grandes deportistas. A veces verdaderos genios. En ocasiones… raras, muy raras, estrellas incomparables, leyendas solitarias que brillan con luz propia iluminando el cielo.

Porque los deportistas son ejemplo de muchas cosas: de esfuerzo, de superación, de cumplir los objetivos, de caer y levantarse, de creatividad, de disciplina… Muchas veces también de grandeza humana: de generosidad, de compromiso, de humildad. Incluso en esos momentos de violencia injustificada por parte de la prensa o de caza de sensacionalismos muchos deportistas nos han desarmado con su humanidad.

Los primeros deportistas de los que tenemos memoria son los héroes aqueos de la Ilíada. Ulises, los dos Ayaces, Diomedes, Agamenón, y demás, participando en los juegos fúnebres dirigidos por el gran Aquiles en memoria de su amigo, el héroe Patroclo. El deporte es el ambiente en el que el héroe demuestra su heroísmo fuera del combate. El lugar, también, donde la chabacanería y el mal gusto brillan por contraste.

La explosión del deporte en los últimos años.

Pero algo extraordinario ha sucedido en una época que se revuelca entre conformismos perezosos e inconformismos desinformados. Una verdadera explosión de deportistas. Lo que hace décadas eran noches con un puñado de estrellas se ha transformado en un enorme cosmos rutilante.

Estoy seguro que buena parte de este artículo responde a la euforia porque mi Real Madrid del alma ganó ayer su Liga número 33. Esa euforia me invita a ser generoso, a reconocer.

Fútbol

A reconocer, por ejemplo, que en el mismo fútbol estamos viviendo la época más rica en futbolistas de nivel leyenda. Era yo demasiado joven como para recordar el súper Milán de Arrigo Sacchi. En cambio recuerdo perfectamente al gran Real Madrid de 1998 a 2002: Zidane, Figo, Raúl, Ronaldo, Beckam, Casillas… También -en esa misma época y un poco después- al Barcelona de Ronaldinho, Eto’o y Deco, sin muchos títulos pero con mucha clase.

Por supuesto, recordamos todos el Barcelona imparable, hijo de Rijkaard, heredado por Guardiola y sus adláteres: ese Barcelona de Iniesta, de Xavi, de Messi, de Busquets. A todo esto dos de los mejores futbolistas de la historia: Cristiano Ronaldo y Messi. Acompañados los dos de una cohorte de centrocampistas, defensas, porteros, delanteros… de un nivel asombroso.

Más allá del Madrid y del Barcelona: los súper Valencia, súper Sevilla, súper Villarreal, súper Málaga, o el siempre grande Atlético de Madrid. Más allá de nuestras fronteras, la explosión de los equipos ingleses en la década de los 2000, rompiendo con la hegemonía indudable del Manchester United y del Liverpool. Cómo hemos disfrutado con los Lampard, los Rooney, los Desailly… O con el fútbol italiano de Pirlo, Totti, Buffon y el gran Maldini. Sin olvidar al Bayern de Oliver Kahn, Lahm, Scholl o Matthaus.

Tenis.

¿En el tenis? La inmensa fortuna de haber visto competir a las leyendas Federer, Nadal, Djokovic, Murray… Con el recuerdo reciente de Sampras y de Agassi. Y la galaxia del tenis español, líder de la ATP, con hasta catorce tenistas en el top-100 en 2016: el mismo Nadal, Ferrer, Bautista, Feliciano López, Guillermo García-López, Robredo, Albert Ramos, Pablo Carreño, Cervantes, Almagro, Granollers, De la Nava, Verdasco y Andújar. ¿Qué más podemos pedir?

Baloncesto.

¿En el baloncesto? Una explosión continua de enormes jugadores, de un inmenso poder físico. Año tras año. Sin duda, con mucha mayor fuerza en la España de los últimos años. La España de los hermanos Gasol, de los Navarro, de los Reyes, Ricky Rubio, Rudy Fernández, Calderón, Llull, etc.

Podría seguir con otros muchos deportes. Porque en esas estamos. En un gran momento del deporte en la historia contemporánea. No haré más análisis por hoy. Simplemente eso: alegría y agradecimiento por ser testigo de todo esto.

A por otra temporada.

Leave A Reply

Your email address will not be published.