El blog de Javier Rubio

Bases filosóficas de la fantasía y la ciencia ficción

Este cuatrimestre tengo la fortuna de dar clase al grado en creación y narración de videojuegos. La asignatura no me puede llamar más la atención: bases filosóficas de la fantasía y de la ciencia ficción. Palabras graves todas y cada una de ellas. Palabras que apuntan a ese “demos un paso más allá”.

En esta aventura ejerzo el honroso papel de “padawan” del gran maestro Álvaro Abellán-Kenovi. Uno de los mejores profes que conozco (¡y mira que los he conocido buenos!). Con el sable láser color azul -es lo que toca- navegaré con mi maestro por el mundo arrebatador de las grandes narraciones. Y lo haremos sobre todo para descubrir esas preguntas que se alzan como castillos de cristal sobre las nubes, desde el alba de los tiempos:

¿Por qué nos gusta contar historias?

¿Por qué hay más verdad en algunos cuentos de hadas que en el periódico del día?

¿Por qué es importante que Roy Batty afirme con contundencia: “I’ve seen things you people wouldn’t believe”?

¿Por qué Liara no es un romance más en Mass Effect?

¿Es Star Wars una saga de ciencia ficción? Y, si no, ¿a qué género pertenece?

¿Debemos los hombres adentrarnos en Fantasía? ¿Hasta dónde? ¿Cuáles son las reglas? ¿Debemos salir?

Etcétera, etcétera, etcétera.

Y en medio de todas esas preguntas, las cuestiones fundamentales sobre el hombre, el mundo, la cultura y Dios.

Para recorrer este apasionante camino, nos plantearemos tres indagaciones fundamentales:

¿Qué sostiene el mundo?

En todas las historias -en todas, por más ficticias que sean- encontramos un eco profundo de realidad. Una indagación a fondo mostrará que no se trata de un mero eco: las estructuras de fondo son las mismas, los anhelos son idénticos, los sueños, las ambiciones, la sed de felicidad, el amor, el odio, la necesidad de encontrar sentido… Todo está ahí, como un reclamo para descubrir en el corazón de esos mundos imaginarios un trozo de nuestra verdad.

¿Es la imaginación la loca de la casa?

Sí y no. ¿Locura buena o locura mala? A lo largo de la historia -especialmente en occidente- la imaginación ha sido víctima de exaltaciones hacia lo sublime y de los peores detrimentos. La imaginación ha sido musa, diosa, princesa, reina… y mendiga, bohemia, o cenicienta. Ha creado el Paraíso de Dante y se ha sepultado ante la torva mirada de la Ilustración. Para conocer la cuna de la fantasía y de la ciencia ficción es preciso recorrer -con paso demasiado ágil, por desgracia- la magnífica historia de “la loca de la casa”.

¿Dónde vive Sherlock Holmes?

¿Qué son los mundos ficcionales? ¿Qué es la subcreación? ¿Qué sentido tienen la “ética en el país de las hadas”, de Chesterton, o la “Mitopoeia” de Tolkien? Esta es una indagación sobre la realidad del Reino de Fantasía y de las aventuras que en él ocurren. Una investigación sobre el valor ontológico (qué palabra) de Mass Effect, Las aventuras de los caballeros de la tabla redonda o Imladris. En estas sendas buscaremos las semillas de verdad que sí se encuentran en el mundo de Tolkien, por ejemplo, pero que han desaparecido casi por completo de los diarios españoles.

Esta va a ser nuestra aventura, y estoy particularmente emocionado con el proyecto.

Por cierto, el maestro jedi (profesor doctor) Abellán tiene un gran blog que os animo a consultar: http://www.dialogicalcreativity.es/ y un artículo sobre este mismo curso que no puedo dejar de recomendar… http://www.dialogicalcreativity.es/2017/02/bases-filosoficas-de-la-fantasia-y-la.html

Leave A Reply

Your email address will not be published.