El blog de Javier Rubio

Brothers: el ritmo del más lento

¿Qué hacemos con el más débil del grupo?

Todos hemos escuchado la metáfora del camino de la vida. Todos hemos trabajado en un grupo con una persona que no quería trabajar. Mezclamos los dos ingredientes y surge el principio que quiero comentar hoy:

“La comunidad avanza al ritmo del más lento”.

Ayer en clase tuve una discusión del tema con mis alumnos. Se enfocaba el tema desde la justicia de la comunidad de trabajo. Me decían: “no es justo decir que la fuerza del grupo es la del eslabón más débil”. Cierto. La fuerza del grupo es la de la unión de las fuerzas de todos.

Pero no menos cierto es que el “débil” del grupo, que puede asumir muchas formas (de rebelde, de pesimista, de vago, de impuntual, o de chapucero), es una parte esencial del desarrollo del mismo grupo.

Brothers: la metáfora del camino en comunidad.

El ejemplo que me viene a la mente es el de la Comunidad del Anillo, del Señor de los Anillos (de J.R.R. Tolkien). Pero, como la clase era de bases filosóficas de la narración de videojuegos, les propuse “Brothers, a tale of two sons” (Hermanos, un cuento de dos hijos, Starbreeze Studios, 2013, para todas las plataformas).

En el cuento dos hermanos deben partir en un viaje de aventuras en busca de la única medicina que puede curar a su padre enfermo. La misma mecánica del juego te obliga a caer en la cuenta de que ambos hermanos -cada uno con sus fuerzas y sus flaquezas- es indispensable para superar las pruebas del viaje. Es un juego que no se puede jugar con uno sólo de los dos hermanos. Necesitas a los dos. Y necesitas tanto sus habilidades, como sus debilidades.

Cuando en un tramo del juego, sólo dispones de la ayuda del hermano menor sientes como si te faltara algo fundamental. Te encuentras cojo. El camino de un proyecto, pensado para caminarse en comunidad, se vuelve insuperable.

Luchar contra la debilidad, no contra el débil.

Antes de concluir esta breve reflexión, creo que debe aclararse algo: no existe una persona “débil”. Un aristotélico diría que la persona es una sustancia y la debilidad es un accidente. Y nadie es “débil” para todo, normalmente en un grupo las habilidades son complementarias y el truco consiste en descubrir cómo.

Un pesimista, por ejemplo, que se dedica a ver los problemas a todo, puede ser una baza fundamental para poder resolver los problemas de forma anticipada. Suelen ser espíritus críticos -con gran capacidad de juicio- y es preciso que sean valorados precisamente en ese sentido.

Aclarado este punto podemos concluir con un principio muy sencillo:

“Lucha contra la debilidad de tu compañero, nunca luches contra tu compañero débil”.

En Brothers el hermano mayor desarrolla sus facultades y habilidades también en la medida en que ayuda a su hermano pequeño. Y el hermano pequeño crece gracias a la ayuda de su hermano mayor. Ambos combaten la debilidad del hermano menor en algunas situaciones (por ejemplo, el miedo a nadar). Y juntos -subrayo juntos– lo superan.

 

A partir de aquí…

Más adelante hablaremos del correcto discernimiento de los proyectos en relación con la comunidad y la individualidad. Adelanto: no siempre es bueno trabajar en grupo, aunque a veces es imprescindible.

También hablaremos de la importancia de priorizar dentro del grupo y entre los grupos en los que vivimos.

Por último, volveremos sobre la metáfora del camino para hablar del ritmo, de los obstáculos, del descanso, de la proyección, etc.

Aquí dejo el trailer de este magnífico juego:

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.